¿Qué es la demencia?

Como cuidadores, puede ser aterrador imaginar que nuestros seres queridos olviden los recuerdos más preciados o no puedan reconocer a los que están más cerca de ellos. Pero la posibilidad de la demencia en la vejez es algo que no podemos permitirnos perder de vista.
Según un estudio de 2009 realizado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, al menos el 25% de los cuidadores de adultos mayores de 50 años están cuidando a alguien con deterioro cognitivo o demencia. Esta es una estadística aleccionadora, pero también hay esperanza: aprender sobre las causas subyacentes de la demencia puede ayudar a los cuidadores a mantenerse alertas ante los signos de enfermedad y garantizar que sus seres queridos mayores tengan la atención que necesitan en sus años dorados.

Causas genéticas de la demencia

A menudo, nos preguntamos qué podríamos haber hecho de manera diferente para evitar el inicio de la pérdida de memoria senior. Pero es importante recordar que la demencia puede estar influenciada por factores innatos sobre los cuales tenemos poco o ningún control. Algunos de los tipos más comunes de demencia están relacionados con enfermedades o afecciones que tienen un componente genético. Los estudios recientes, por ejemplo, indican que existen factores de riesgo genéticos para desarrollar la enfermedad de Alzheimer, una condición que causa una disminución lenta en la cognición.
Otras causas de demencia que se han relacionado con la genética incluyen la enfermedad de Huntington, la enfermedad del cuerpo de Lewy y la demencia frontotemporal, también conocida como enfermedad de Pick. Sin embargo, es importante recordar que nuestros genes no causan demencia; simplemente aumentan el riesgo de desarrollar una afección que cause demencia.

demencia que es

Posibles causas de la demencia

Varios traumas físicos como lesiones cerebrales, tumores, falta de oxígeno o exposición a metales pesados ​​también pueden causar demencia. La demencia pugilística, o demencia del boxeador, es causada por un trauma repetitivo en la cabeza, mientras que la demencia postraumática ocurre después de una lesión cerebral. La demencia en sí puede ser causada ya sea por daño directo del tejido o por hinchazón, infección o acumulación de líquido.
Aquí están las buenas noticias: en algunos de estos casos, el curso del declive mental se puede detener o incluso revertir si los problemas se abordan lo suficientemente pronto. Los cuidadores pueden ayudar a sus seres queridos al conocer las causas físicas de la demencia y obtener ayuda lo antes posible si ha habido un accidente o una lesión. Además, las residencias de mayores, los centros de día o los hospitales de neurorehabilitación pueden ser una gran manera de prevenir los peligros ambientales, al tiempo que se mantiene la dignidad e independencia de las personas mayores.


La enfermedad cerebral que causa la demencia

Además del riesgo ampliamente conocido de deterioro cognitivo asociado con la enfermedad de Alzheimer, hay varias otras enfermedades que pueden causar demencia.
La enfermedad cerebral causa la gran mayoría de los casos de demencia y sus repercusiones son mucho más graves. El daño de estas enfermedades resulta en la destrucción de células cerebrales integrales al lenguaje, el razonamiento, la memoria y la emoción, y produce los síntomas de la demencia. La mayoría de los casos de demencia provienen de cuatro condiciones diferentes, cada una con sus propios problemas únicos:

  • Enfermedad de Alzheimer. Este es el tipo más común, representa hasta el 66% de todos los casos y la causa exacta es desconocida. Los grupos y las marañas de proteínas se desarrollan entre las células cerebrales, interfiriendo con su funcionamiento y finalmente destruyéndolas. Esto generalmente comienza en los centros de memoria y razonamiento del cerebro y luego progresa para incluir toda la corteza cerebral (la parte “pensante” del cerebro). En la actualidad, este tipo de demencia es irreversible.
  • Demencia con cuerpos de Lewy. Los cuerpos de Lewy son estructuras proteicas redondas que se desarrollan entre las células cerebrales, desplazándolas e interrumpiendo su funcionamiento. La causa exacta de por qué se desarrollan es desconocida. Dependiendo de a quién le pregunte, se considera cada vez más como la segunda causa principal de demencia, del 20% al 35% de todos los casos, pero todavía se la considera una clasificación relativamente nueva y relativamente desconocida.
  • Demencia vascular, también conocida como demencia multiinfarto. El daño cerebral por arterias estrechas o bloqueadas causa esta afección, generalmente como resultado de un accidente cerebrovascular. Aunque el daño es irreversible, el tratamiento adecuado de la enfermedad subyacente que causó el accidente cerebrovascular (como la presión arterial alta) puede detener la progresión posterior de la demencia vascular. Los síntomas de esta demencia variarán según las partes del cerebro afectadas por el accidente cerebrovascular. La demencia vascular alguna vez se consideró la segunda causa principal de demencia, pero ahora ha sido superada por los cuerpos de Lewy.
  • Demencia frontotemporal. En esta forma de demencia, los lóbulos frontales del cerebro se van degenerando gradualmente, afectando el juicio y el comportamiento social de una persona y aparentando cambiar su personalidad. Si bien la prevalencia de casos de demencia en general es la cuarta parte distante, es la segunda causa principal de demencia en personas menores de 65 años.

Existen muchos otros trastornos cerebrales que causan demencia, aunque con mucha menos frecuencia que los mencionados anteriormente. Estos incluyen la enfermedad de Huntington (un trastorno genético caracterizado por movimientos anormales del cuerpo), la enfermedad de Parkinson (caracterizada por la rigidez de las extremidades y la postura encorvada, el temblor, la alteración del habla y la marcha arrastrando los pies) y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (una enfermedad transmisible la forma humana de la enfermedad de las vacas locas es el último ejemplo). Además, algunas infecciones (como la meningitis, la sífilis e incluso el SIDA) causan demencia.
Otras posibles causas incluyen:

  • Esclerosis múltiple
  • VIH, leucemia, meningitis y otras enfermedades que comprometen el sistema inmune
  • Enfermedad de tiroides
  • Hipoglucemia relacionada con la diabetes
  • Cirrosis hepática
  • Trastornos endocrinos como la enfermedad de Addison o la enfermedad de Cushing

Accidentes y demencia

La demencia también puede deberse a accidentes cerebrovasculares y otras afecciones que dañan los vasos sanguíneos y evitan que el oxígeno y los nutrientes necesarios lleguen al cerebro. Llamado demencia vascular, este tipo de alteración puede ser reversible o no, y con frecuencia coexiste con la enfermedad de Alzheimer.
Debido a que esta es la segunda causa más común de demencia, los médicos deben estar atentos a los signos de accidente cerebrovascular y otros factores de riesgo de demencia vascular, como la diabetes y la presión arterial alta. Las personas mayores también pueden ayudar a prevenir la demencia vascular al mantener un corazón saludable a través de una dieta y ejercicio adecuados.

Otras causas y factores de riesgo

Algunas causas de la demencia surgen de condiciones que en última instancia son tratables. El envenenamiento, las reacciones a los medicamentos, las deficiencias vitamínicas, los trastornos nutricionales e incluso los problemas pulmonares crónicos pueden causar demencia temporal. Hacer un seguimiento de la salud general de las personas mayores es clave para prevenir y tratar esas afecciones. También podemos ayudar a nuestros seres queridos prestando atención a los factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de demencia, como el abuso del alcohol, el colesterol alto e incluso la depresión.
Aunque puede parecer desalentador, los cuidadores que están atentos a las señales de advertencia de la demencia están en el camino correcto para brindar alivio a las personas bajo su cuidado. Incluso si el declive cognitivo es inevitable, comprender las causas subyacentes de la demencia es un primer paso importante para brindar un apoyo efectivo y oportuno a nuestros seres queridos.

El cuidado de la demencia

La atención de la demencia ofrece servicios de atención de la memoria, atención y administración de medicamentos, a menudo en un entorno seguro de vida asistida o en una residencia para mayores. A menudo, en las últimas etapas de la demencia, es muy difícil para una familia cuidar de sus seres queridos, ya que necesitan una atención más especializada y experta por parte de profesionales capacitados.

Silvia autora en el blog de topMAYORESQuién ha escrito este artículo:

“Soy Silvia, psicóloga especialista en Psicogerontología y en Ansiedad y Estrés. Me encanta la psicología y principalmente, su relación con temas de salud, algo habitualmente olvidado y la investigación. En topMAYORES intentaré colaborar con la elaboración de artículos relacionados con temas de cuidados y salud, que puedan ser de tu interés, así como otro tipos de artículos relacionados con los mayores. Me tenéis a vuestra entera disposición para sugerencias en relación a aquellos temas de los que os gustaría conocer más cosas. Un saludo.”

Silvia Hernández, psicóloga especialista en Psicogerontología



Artículos y Consejos relacionados:

Qué es el Alzheimer de inicio temprano

10 síntomas que advierten del Alzheimer en ancianos

Diferencias entre Alzheimer y demencia

Encuentra el centro PERFECTO para mayores:

[gd_advanced_search]

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros ¡GRATIS!

 

Residencias de ancianos más populares:

[gd_popular_post_view post_type=gd_place post_number=5 layout=5 add_location_filter=true character_count=0 show_featured_only=true hide_if_empty=true title=✩topRESIDENCIAS]

Centros de día para mayores más populares:

[gd_popular_post_view post_type=gd_centrosdedia post_number=5 layout=5 add_location_filter=true character_count=0 show_featured_only=true hide_if_empty=true title=✩topCENTROS]

 

AVISO SOBRE ESTE ARTÍCULO: Nos esforzamos por mantener un alto grado de precisión en la información proporcionada, pero esta no pretende promesa o garantía sobre la exactitud, integridad o adecuación de la información contenida en topMAYORES o vinculada a topMAYORES.es o sus sitios web asociados. En todo caso, quien utiliza este sitio web lo hace por su propia cuenta y riesgo. La compañía, sus socios, colaboradores, empleados y representantes no se responsabilizan de los errores u omisiones de los que pudieran adolecer los contenidos de este sitio web u otros contenidos a los que se pueda acceder a través del mismo. La Compañía, sus socios, colaboradores, empleados y representantes tampoco podrán ser considerados responsables por cualesquiera daños derivados de la utilización de este sitio web, ni por cualquier actuación realizada sobre la base de la información que en él se facilita. La información presentada en este sitio web no es un consejo médico, ni un servicio médico de referencia.

 

Escribe a continuación tus dudas o comentarios sobre el artículo:

Silvia [topMAYORES]
Author: Silvia [topMAYORES]

Soy Silvia, psicóloga especialista en Psicogerontología y en Ansiedad y Estrés. Me encanta la psicología y principalmente, su relación con temas de salud, algo habitualmente olvidado y la investigación. En topMAYORES intentaré colaborar con la elaboración de artículos relacionados con temas de psicología y salud, que puedan ser de su interés, así como otro tipos de artículos relacionados con los mayores. Me tenéis a vuestra entera disposición para sugerencias en relación a aquellos temas de los que os gustaría conocer más cosas. Un saludo.

¡Ánimo! Escribe tu opinión