[vc_row][vc_column width=»9/12″][vc_column_text]La madre de Maribel se cayó y se rompió la cadera en julio de 2017. Ella era plenamente independiente con 92 años, su esposo falleció hacía 13 años y ahora ya no podía vivir sola.
Maribel, de cincuenta y nueve años, que vive a 15 minutos de distancia en Picassent, solo tuvo cuatro días para cambiar sus roles de hija a cuidadora diaria y principal responsable de cualquier toma de decisiones en las cuestiones de su madre. Su obligación inmediata fue encontrar un centro de rehabilitación para una mujer que nunca había pedido ayuda a nadie para nada. La actitud severa de su madre magnificó la presión que sentía Maribel. Pasadas dos semanas de que su madre había sido trasladada a un hospital de rehabilitación, Maribel contactó con Paula, Consultora Senior de topMAYORES, quien la ayudó a encontrar una residencia para mayores apropiada en la zona de Valencia. Esta fue la primera decisión difícil sobre el cuidado de ancianos que Maribel tuvo que tomar, aunque ciertamente está lejos de ser la última.

Cambio de roles entre padres e hijos

«Mi madre y yo nunca disfrutamos de una clase de intimidad del tipo ‘vámonos juntas a tomar café'», confiesa Maribel. «Yo estoy siempre trabajando. Así que este cambio en nuestra relación sigue siendo monumental para las dos. No sé lo que habría hecho sin la ayuda de Paula de topMAYORES, que me ayudó todos los días hasta que encontráramos el centro perfecto».
Cómo gestionar el cambio de papeles al cuidar de tus padres mayores
Aunque la madre de Maribel les dice a la gente que le gusta su nuevo hogar, nunca se lo confiesa a su única hija.
«Mi madre fue víctima de la estafa de las preferentes hace unos años. Tuve que ayudarla a pleitear para que recuperara parte de su dinero», recuerda Maribel. «Pero sacarla del que ha sido su hogar los últimos cuarenta años, ese es un nivel de responsabilidad completamente diferente. Me pregunto si alguna vez me perdonará».

Cómo encontrar el punto justo en el cuidado a mayores

Al igual que le ocurre a muchos hijos cuando se involucran en el cuidado de sus padres ancianos, Maribel ha tenido problemas en marcarse los límites en su cuidado. Ella visitó con excesiva frecuencia a su madre durante los primeros meses, volviendo a casa la mayoría de los días agotada física y emocionalmente. Su madre nunca estableció una amistad cercana con ella, prefiriendo la obstinada autosuficiencia en lugar de intimar con su propia hija. Así que Maribel soportó el peso de las frustraciones y resentimientos de su madre por salir de su hogar, perder su independencia y, en última instancia, perder su capacidad para controlar la dirección de su propia vida.
«Viví en el infierno durante los primeros 4 meses porque no pude encontrar el equilibrio», recuerda Maribel. «Cogí recuerdos de su casa para animarla y se indignó porque se dió cuenta de que ya no volvería a casa. Sé que no debería haberle dicho que nunca iría a casa, pero a veces pierdo la paciencia.»
A pesar de que la personalidad de su madre exacerbó sus propios sentimientos de frustración, Maribel entiende que sus propias reacciones a menudo son infundadas e injustas.
«Una vez, ella me increpó hasta porque necesitaba un nuevo cepillo de dientes, dando a entender que no la estaba cuidando bien. Así que fui al armario y saqué uno nuevo, uno que aún estaba en su envoltorio original y le grité grité: ‘¡Mira mamá, está aquí mismo, tu nuevo cepillo de dientes está aquí!'», dice Maribel. «Aunque sé que mi madre se está desvaneciendo. La verdad es que necesito recordar que ya no es independiente física o mentalmente. Es una verdad que no me gusta admitir».

Ver a nuestros padres perder su independencia es una de las realidades más desafiantes que enfrentamos a medida que nuestros padres envejecen.

Hemos sido testigos como nuestros padres toda la vida han tomado decisiones importantes sobre nosotros, sus hijos y sobre ellos mismos. Es muy difícil gestionmar la situación, ahora que su toma de decisiones se deteriora y terminamos tomando esas decisiones nosotros por ellos. Incluso a veces dudamos de nosotros mismos cuando tomamos decisiones para nuestros propios hijos, tomar decisiones mientras cuidamos a padres ancianos sigue siendo intrínsecamente ambiguo y complicado.
Lo mejor que se puede hacer es tomar decisiones que respeten totalmente sus deseos. Pero intentar predecir esos deseos puede ser realmente difícil.



Aprender acerca de esos deseos requiere conversaciones sinceras sobre las elecciones que se harán. Mientras antes ocurran esas conversaciones, más preparada estará toda la familia. Es necesario evaluar si los padres comprenden las consecuencias de las decisiones que toman, sin importar si esas decisiones involucran medicamentos, finanzas o testamentos en vida.

Cómo manejar la toma de decisiones

El manejo de Maribel de las finanzas de su madre es más fácil. Maribel asumió que había heredado el trabajo de gestionar el dinero para el resto de la vida de su madre.
La claridad financiera de Maribel alivia una fuente importante de estrés en la mayoría de hijos con padres mayores. Ella también tenía un poder que le otorgó su madre, otro cambio valioso en su relación legal que es importantísimo en situaciones similares.
Tomar este tipo de decisiones nunca son fáciles para los hijos. Nos sentimos culpables cuando admitimos el agotamiento, o que las demandas de atención de nuestros padres van más allá de nuestras habilidades y posibilidades. La familia no tiene en cuenta que pueden ingresar a sus padres en un centro para mayores durante una estancia temporal o que existen viviendas senior adaptadas con diferentes servicios y estilos.
Y debido a que Maribel nunca tuvo una estrecha relación de su madre, su situación ha sido especialmente desafiante. Nunca tuvo una relación de plena confianza con su madre. Y ahora se ve impulsada a una situación muy íntima, esencialmente decidiendo el curso de la vida de su madre, sin ninguna directiva previa.
Maribel entiende y acepta esta responsabilidad. Ella persevera, visita a su madre a menudo e intenta mantener una actitud positiva. A ella le gusta cenar con su madre los domingos, porque se sientan con un grupo de otras mujeres, mujeres cuya compañía ha disfrutan ambas.
«No siempre sé qué decirle a mi madre, porque ella a veces es tan poco cooperativa, por lo que hablar con estas otras mujeres es un buen descanso para mí, así como escucharlas decir lo maravillosa que soy como hija», dice Maribel. «Ver a mi madre sentada allí en silencio, cuando solía amar viajar en cruceros, salir al extranjero y bailar, me entristece profundamente».
El cuidado de padres ancianos nunca es fácil, aunque ella sabe que debe hacerse. Ella le recuerda a su madre que cierre la puerta después de que se vaya, a lo que inevitablemente recibe una irónica «gracias mamá» por parte de su propia madre.
Maribel, entiende que es la única defensora de su madre. Trabaja duro para equilibrar sus propias necesidades con las de su madre. También ha llegado a entender que el argumento lógico no siempre tiene éxito.
«Mi madre está sentada en una silla de ruedas todo el día porque se niega a hacer fisioterapia. Los médicos le dicen que con la terapia podrá volver a caminar, pero ella solo quiere levantarse y caminar o no caminar en absoluto. He dejado de tratar de convencerla. No hay nada que yo puedo hacer», admite Maribel.
Maribel continúa confrontando sus desafíos y aconsejando a otros cómo hacerlo. Ella sigue en deuda con Paula de topMAYORES por haberla guiado a través del proceso de asesoramiento y búsqueda inicial, una situación que le resultó abrumadora al principio. También aprecia cualquier amable palabra de apoyo, como las que recibe de su tía materna. Aunque a menudo se siente frustrada por su situación, dice que su actitud mejora constantemente a medida que se acostumbra a su nuevo papel.
«Ahora sé que mi madre va a tener días buenos y malos. También sé que mi madre no quiere ser amamantada. ¿Quién lo querría?» se ríe Maribel. «Ha sido muy difícil tomar todas las decisiones en lo relativo a mi madre», concluye Maribel con un suspiro, «pero lo estoy logrando. Y lograrlo me hace feliz».

Silvia autora en el blog de topMAYORESQuién ha escrito este artículo:

«Soy Silvia, psicóloga especialista en Psicogerontología y en Ansiedad y Estrés. Me encanta la psicología y principalmente, su relación con temas de salud, algo habitualmente olvidado y la investigación. En topMAYORES intentaré colaborar con la elaboración de artículos relacionados con temas de cuidados y salud, que puedan ser de tu interés, así como otro tipos de artículos relacionados con los mayores. Me tenéis a vuestra entera disposición para sugerencias en relación a aquellos temas de los que os gustaría conocer más cosas. Un saludo.»

Silvia Hernández, psicóloga especialista en Psicogerontología



Artículos y Consejos relacionados:

Cómo evitar el sentimiento de culpa

7 Formas de dejar un legado

Gripe en ancianos: cómo prevenirla

Encuentra el centro PERFECTO para mayores:

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros ¡GRATIS!

 

Residencias de ancianos más populares:

✩topRESIDENCIAS

Ver todo

Centros de día para mayores más populares:

✩topCENTROS

Ver todo

 

AVISO SOBRE ESTE ARTÍCULO: Nos esforzamos por mantener un alto grado de precisión en la información proporcionada, pero esta no pretende promesa o garantía sobre la exactitud, integridad o adecuación de la información contenida en topMAYORES o vinculada a topMAYORES.es o sus sitios web asociados. En todo caso, quien utiliza este sitio web lo hace por su propia cuenta y riesgo. La compañía, sus socios, colaboradores, empleados y representantes no se responsabilizan de los errores u omisiones de los que pudieran adolecer los contenidos de este sitio web u otros contenidos a los que se pueda acceder a través del mismo. La Compañía, sus socios, colaboradores, empleados y representantes tampoco podrán ser considerados responsables por cualesquiera daños derivados de la utilización de este sitio web, ni por cualquier actuación realizada sobre la base de la información que en él se facilita. La información presentada en este sitio web no es un consejo médico, ni un servicio médico de referencia.

 

Escribe a continuación tus dudas o comentarios sobre el artículo:

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»3/12″][vc_raw_html]JTNDJTIxLS0lMjBkaXYtVG9wTWF5b3JfQWxsU2l0ZV9Ta3klMjAtLSUzRSUwQSUzQ2RpdiUyMGlkJTNEJTI3ZGl2LVRvcE1heW9yX0FsbFNpdGVfU2t5JTI3JTNFJTBBJTIwJTIwJTNDc2NyaXB0JTNFJTBBJTIwJTIwJTIwJTIwZ29vZ2xldGFnLmNtZC5wdXNoJTI4ZnVuY3Rpb24lMjglMjklMjAlN0IlMjBnb29nbGV0YWcuZGlzcGxheSUyOCUyN2Rpdi1Ub3BNYXlvcl9BbGxTaXRlX1NreSUyNyUyOSUzQiUyMCU3RCUyOSUzQiUwQSUyMCUyMCUzQyUyRnNjcmlwdCUzRSUwQSUzQyUyRmRpdiUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Silvia [topMAYORES]
Author: Silvia [topMAYORES]

Soy Silvia, psicóloga especialista en Psicogerontología y en Ansiedad y Estrés. Me encanta la psicología y principalmente, su relación con temas de salud, algo habitualmente olvidado y la investigación. En topMAYORES intentaré colaborar con la elaboración de artículos relacionados con temas de psicología y salud, que puedan ser de su interés, así como otro tipos de artículos relacionados con los mayores. Me tenéis a vuestra entera disposición para sugerencias en relación a aquellos temas de los que os gustaría conocer más cosas. Un saludo.

Posted on Categories PARA FAMILIARESTags

¡Ánimo! Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *