Cómo evitar el sentimiento de culpa

Cómo evitar el sentimiento de culpa

Cómo evitar el sentimiento de culpa. “Cuando le comenté por primera vez a mi madre que lo mejor para ella sería ingresar en una residencia para mayores su respuesta fue un… ‘¡No!’ tajante”, recuerda Beatriz. “Para ella, dejar su hogar significaba abandonar su vida. Incluido el recuerdo de toda una vida junto a mi padre. Aunque creo que el cambio fue, sin duda, la mejor decisión. Después de todo, habían pasado 15 años desde la muerte de mi padre y aún lo extrañaba cada día. ¿Cómo podía hacerle eso?”
“Además, la mente de mi madre estaba comenzando a fallarle. ¿Mudarla a una nueva situación significaría que perdería todos los recuerdos de mi padre? ¿Sería tan cruel correr el riesgo de hacerlo?. Incluso luché contra mí misma. Experimenté una confusión constante “.

Tomar la decisión de ingresarle en una Residencia para mayores

Beatriz tomó la decisión, garantizarle la mejor atención médica. Ingresando a su madre en una residencia para personas mayores. Después de un incidente en el hospital.
“Mi madre se había caído y se había roto la cadera. Estaba sentada en su cama cuando hizo un intento de pegar un puñetazo. Su objetivo era la inocente enfermera que la había llamado ‘cariño’. ‘¡Madre!’ Dije firmemente. Ella me golpeó a mí.”
“¡Estate quieta ahora mismo!” Beatriz recuerda haber gritado, tratando a su madre más como hija que como a una madre. “Solo detente, madre. ¡Ahora!”
Beatriz sostuvo el puño de su madre en su mano, sin saber si debería soltarlo.
“En este punto”, dice Beatriz, “mis emociones se sentían contrariadas. Mi madre reaccionó físicamente a sus frustraciones con la situación, su impotencia, su vulnerabilidad. En última instancia, como hija única de mi madre, voy a soportar el peso de su ira. Cuando su mundo se pone patas arriba. Es un papel al que estoy acostumbrada pero que nunca disminuye”.
La madre de Beatriz es fuerte e independiente. Pero Beatriz se ha dado cuenta de que su madre necesita ser trasladada para poder recibir una mejor atención. Por lo que la trasladará de Madrid a Barcelona, donde su madre vivirá al lado y recibirá atención médica a tiempo completo. Beatriz sabe que reubicar a su madre de su casa tras cincuenta años es lo correcto, pero no alivia sus sentimientos de culpabilidad.

Enfrentarse al cambio de roles

Cada aspecto del manejo del futuro de nuestros padres ancianos puede provocar una enorme ambivalencia. A menudo negamos su mayor vulnerabilidad y la reducción de sus capacidades en la toma de decisiones. Nosotros, como hijos, de repente nos encontramos en el papel de cuidar a nuestros padres mayores. Que para muchos hasta hace poco fueron nuestros cuidadores. Este intercambio de roles no solo intensifica los sentimientos de impotencia de nuestros padres. Sino también nuestra propia confusión y culpa.
Cómo evitar el sentimiento de culpa

Cómo evitar el sentimiento de culpa

María Luisa siente esa culpa todos los días. Una autoproclamada perfeccionista que no cuenta la paciencia entre sus rasgos. La investigadora médica de la Universidad Miguel Hernández de Alicante. Nunca experimentó una sensación de calma al cuidar a su madre. Hoy, María Luisa cuida a su padre en las etapas más avanzadas de su vida, una experiencia que le gusta.
“Lidiar con la demencia de mi madre, que comenzó tan rápido, desafió completamente lo que soy”, recuerda María Luisa. “Mi madre era una mujer muy inteligente que una vez me hizo prometerle. Después de cenar con un miembro de la familia demente. Que nunca le permitiría acabar así. Pero no tenía idea de cómo lidiar con esta promesa una vez que la demencia comenzó”.
“Cada vez que visitaba a mi madre, estaba decidida a ser más paciente la próxima vez que la viera. Luego volvía a caer en la frustración a los pocos minutos de volver a verla. Este patrón se repitió a lo largo de cada una de mis visitas”.

Resultado positivo

“De repente, el resultado positivo llegó. Sin embargo, después de experimentar todos los sentimientos de culpabilidad con la situación de mi madre. Estaba claro que ingresar a mi padre en una situación de residencia para mayores era lo correcto. Porque me había encerrado en la culpabilidad, tras la experiencia con mi madre. Las dudas que rodearon la mudanza de mi padre las respondí positivamente”.
El padre de María Luisa, se trasladó por primera vez a unos apartamentos para mayores después de que su esposa falleciera. Una vez que sufrió múltiples fracturas de huesos en una caída, se mudó a la residencia de ancianos que se encontraba en las mismas instalaciones.
“Con mi madre, sentía que siempre la estaba fallando. Un concepto que es, francamente, muy extraño para mí en mi mundo profesional y personal. Recuerdo una vez, al principio, la miré mientras le cocinaba y noté que parecía realmente perdida. Le pregunté qué pasaba y me dijo: ‘Ya no tengo un rol'”.
“Dije, ‘por supuesto que sí, eres mi madre’. Pero su comentario realmente me dolió”.
Poner a alguien en un nuevo entorno puede ser una experiencia incómoda e incluso angustiante. De repente, mientras está en su punto más vulnerable. “Pedimos” a nuestros padres que hagan nuevos amigos. Que confíen en nuevos cuidadores profesionales, naveguen por nuevos horarios y se adapten a nuevos entornos. Estas demandas los desafiarán enormemente, mientras que nosotros, como niños empujados a funciones primarias de toma de decisiones. Solo podemos esperar que saquen lo mejor de la nueva situación.

Evitar el sentimiento de culpabilidad

Los sentimientos de María Luisa y Beatriz son típicos de los cuidadores que se enfrentan a la reubicación de sus padres.
Hay muchos factores que nos vuelven culpables. Las emociones van desde sentirse incapaz hasta sentirse excesivamente responsable.
Lo que es más importante, queremos que nuestros padres sigan siendo tomadores de decisiones. Y que sean omniscientes, que recuperen la sensación de normalidad. Estamos molestos cuando tenemos que asumir sus roles. Nos sentimos culpables por el cambio de roles. Ingresarlos en una residencia para mayores es una manifestación clara y en voz alta de que no somos capaces de cuidarlos como se merecen.

Cómo evitar el sentimiento de culpa




Una forma de abordar esta situación es anticiparla. Trata los problemas antes de que impidan nuestra capacidad de tratarlo con nuestros padres. Mientras mejor sea nuestra perspectiva, mejor será el resultado. Visita las instalaciones de la residencia para mayores con tus padres temprano. Este es, un método definitivo para mantenerlos al corriente.
Los palabras ‘podría’ y ‘debería’. Se suman a nuestros sentimientos de culpabilidad. Creando un círculo vicioso emocional. Nos encontramos reconsiderando nuestra decisión sobre el cuidado de los ancianos. Reproduciendo las conversaciones y preguntándonos si estamos haciendo lo correcto. Esta segunda suposición, puede convertir el tiempo ya finito que tenemos que pasar con nuestros padres. En experiencias aún más estresantes y ansiosas.
“Constantemente pensé que debería estar con mi madre”, recuerda María Luisa. “Regresar al trabajo después de una visita prolongada con ella me hacía sentir como cuando volví a mi investigación después de tener un bebé. Mi enfoque se disparó, estaba insatisfecha tanto en el trabajo como en al visitar a mi madre”.

 

Evitar el sentimiento de culpa

Y es que en nuestra sociedad estamos acostumbrados a tomar decisiones informadas. Sobre lo que compramos, dónde vivimos, etc. Los medicamentos no siempre brindan respuestas perfectas. Además, se nos pide que tomemos decisiones críticas sobre alguien que no somos nosotros mismos.
Este problema también se puede anticipar. Tomar decisiones conjuntamente con tus padres mientras aún se encuentran en buen estado mental para decidir. Realizar un testamento en vida y designar un posible tutor legal pueden aliviar la situación que se avecina. Un seguro médico adecuado y la preparación financiera también alivia áreas de conflicto habituales.
Cuando el tema es la mudanza a una vivienda senior o a una residencia para mayores. Una decisión de atención para personas mayores con enormes consecuencias financieras. Y de cambio en el estilo de vida, el nivel de ansiedad aumenta aún más. La planificación temprana puede ampliar las opciones. Responder muchas de las preguntas iniciales y aclarar algo de la ambigüedad. Pero la duda y la incertidumbre de cómo seguirán las cosas se mantendrán.

Cómo evitar el sentimiento de culpa

La paradoja, por supuesto, es que no queremos nada más que aliviar el dolor y el sufrimiento de nuestros padres. Incluso sacrificar nuestra comodidad temporalmente para mejorar su vida en general. Y sin embargo, por su propia naturaleza, el resultado deseado sigue siendo incierto.
Aún así, centrarnos en las pequeñas victorias ayuda a aliviar nuestra culpa. Pequeñas victorias incluyen un excelente cuidado paliativo. La creación de actividades significativas. Incluso visitar a nuestros padres el mayor tiempo posible. Tomar una decisión informada sobre la vida en centros para mayores es un gran paso hacia este objetivo.
“Discuto la mayor parte de mi vida con mi padre”. Reflexiona María Luisa, iluminada con la sabiduría que proviene de haber pasado por este proceso una vez. “Soy mucho más paciente con mi padre, que es menos complejo psicológicamente que mi madre. También estoy decidida a no repetir los errores que creo que hice con ella”.
Empoderar a nuestros padres, es una oportunidad maravillosa. Siguen siendo guardianes de la familia, llenos de historia familiar y conocimiento cultural. Elaboremos su legado y añadámosle un poco de ternura cuando nos comunicamos con ellos.

Nunca es fácil

Mover a nuestros padres nunca es fácil. Nos enfrentamos a una decisión de cuidado de personas mayores que desafía nuestros ideales de la relación padre-hijo. Y la ventana, a menudo estrecha, en la que tomar estas decisiones. Nos obliga a tomar decisiones trascendentales sin tener todos los recursos disponibles para nosotros. Pero hacemos lo mejor que podemos por ellos con lo que tenemos. Y recuerda, que nuestros padres alguna vez hicieron lo mismo por nosotros.
“Me dijeron que soy una persona muy empática”, dice Beatriz, soltando un largo suspiro. “Aún así, a menudo bloqueo los momentos más difíciles con mi madre. Trato de mantener la perspectiva sobre su condición. Y soy consciente de que mudarla fue la mejor decisión. Sin embargo, nunca es fácil. De hecho, es extremadamente difícil. Pero sé que es lo mejor”.

Cómo evitar el sentimiento de culpa

Silvia autora en el blog de topMAYORESQuién ha escrito este artículo:

“Soy Silvia, psicóloga especialista en Psicogerontología y en Ansiedad y Estrés. Me encanta la psicología y principalmente, su relación con temas de salud. Algo habitualmente olvidado y la investigación. En topMAYORES intentaré colaborar con la elaboración de artículos relacionados con temas de cuidados y salud, que puedan ser de tu interés. Así como otro tipos de artículos relacionados con los mayores. Me tenéis a vuestra entera disposición para sugerencias en relación a aquellos temas de los que os gustaría conocer más cosas. Un saludo.”

Silvia Hernández, psicóloga especialista en Psicogerontología



Artículos y Consejos relacionados:

Consejos para la mudanza

7 formas de dejar un legado

Encuentra el centro PERFECTO para mayores:

[gd_advanced_search]

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros ¡GRATIS!

 

Residencias de ancianos más populares:

[gd_popular_post_view post_type=gd_place post_number=5 layout=5 add_location_filter=true character_count=0 show_featured_only=true hide_if_empty=true title=✩topRESIDENCIAS]

Centros de día para mayores más populares:

[gd_popular_post_view post_type=gd_centrosdedia post_number=5 layout=5 add_location_filter=true character_count=0 show_featured_only=true hide_if_empty=true title=✩topCENTROS]

 

AVISO SOBRE ESTE ARTÍCULO:
Nos esforzamos por mantener un alto grado de precisión en la información proporcionada. Pero esta no pretende promesa o garantía sobre la exactitud, integridad. O adecuación de la información contenida en topMAYORES o vinculada a topMAYORES.es. O sus sitios web asociados. En todo caso, quien utiliza este sitio web lo hace por su propia cuenta y riesgo. La compañía, sus socios, colaboradores, empleados y representantes. No se responsabilizan de los errores u omisiones de los que pudieran adolecer los contenidos de este sitio web. U otros contenidos a los que se pueda acceder a través del mismo. La Compañía, sus socios, colaboradores, empleados y representantes. Tampoco podrán ser considerados responsables por cualesquiera daños derivados de la utilización de este sitio web. Ni por cualquier actuación realizada sobre la base de la información que en él se facilita. La información presentada en este sitio web no es un consejo médico, ni un servicio médico de referencia.

 

Escribe a continuación tus dudas o comentarios sobre el artículo:

Silvia [topMAYORES]
Author: Silvia [topMAYORES]

Soy Silvia, psicóloga especialista en Psicogerontología y en Ansiedad y Estrés. Me encanta la psicología y principalmente, su relación con temas de salud, algo habitualmente olvidado y la investigación. En topMAYORES intentaré colaborar con la elaboración de artículos relacionados con temas de psicología y salud, que puedan ser de su interés, así como otro tipos de artículos relacionados con los mayores. Me tenéis a vuestra entera disposición para sugerencias en relación a aquellos temas de los que os gustaría conocer más cosas. Un saludo.

1 Comment

  1. Yo llevé a mis padres a una residencia en 2017. Mi madre no caminaba y mi padre tenía mácula. Había una persona con ellos, yo no puedo hacer esfuerzos problemas de salud. Mi padre enfermo y la persona que les cuidaba no quería estar con el. Al final murió a los 4 meses mi madre quedó. La relación ha sido bastante difícil con ella cuando tuvo que depender de mi. Yo lucho conmigo misma mucho. Ahora le ha salido plaza en la Comunidad y los ahorros se acaban. Pero me siento mal, parece que la traicionó, me despierto llorando. Se que es lo mejor,pero no sé cómo se va a sentir ella.
    Es una lucha mental muy fuerte.

¡Ánimo! Escribe tu opinión